Yungay: el barrio patrimonial que está de moda

by Feb 21, 2022Barrios0 comments

Vecinos diversos, una arquitectura que mezcla la innovación con la restauración patrimonial y su amplia gama de buenos cafés, restaurantes y museos. La zona que el presidente Boric eligió para vivir, sin dudas, es una de las más atractivas de Santiago Centro y para que la conozcas, aquí te contamos lo imperdible para mapear este lugar.

El barrio Yungay destaca por su arquitectura patrimonial y estilos diversos. (Crédito: Revista Enfoque)

San Pablo, al norte. Al este, Ricardo Cumming y al oeste, Matucana. Entre estas calles ubicadas al noroeste de la comuna de Santiago centro, se pueden conocer las calles angostas de casas coloridas que le dan vida al sector de Santiago que no ha dejado de resonar en todos los medios de comunicación, luego que el futuro presidente anunciara que durante las próximas semanas, se convertirá en un vecino más del barrio Yungay.

A 9 minutos en auto de la Plaza de Armas y 30, caminando, el barrio Yungay lleva años consolidado como una de las zonas residenciales de Santiago Centro. Sus inicios, datan del 1800, luego que la familia Portales -sí, la misma de Don Diego, redactor de la primera constitución de la república- vendiera los primeros terrenos dentro de su propiedad. Pero, no fue hasta la guerra del Pacífico que esta zona se hizo realmente conocida luego que, la batalla de Yungay, le diera el triunfo definitivo a los chilenos sobre Perú y Bolivia. Para celebrarlo, el Presidente Joaquín Prieto funda la plaza homónima e inaugura el Monumento al Roto Chileno y así nace el hito histórico donde, cada 20 de enero, se celebra una de las fiestas populares más importantes de Santiago: la Fiesta del Roto Chileno, lo más parecido a un carnaval capitalino, donde se baila cueca brava, se canta y se celebra la chilenidad en las calles de Yungay.

Este barrio, además, siempre ha destacado por la vida que le dan sus vecinos. Por la estética diversa de sus construcciones, donde confluyen  estilos y épocas diferentes. Testigo de ello son las casas coloniales de principios de 1800, por ejemplo, mezcladas con estilos neoclásicos, art decó o hasta bauhaus. Edificios que, en varios casos, fueron restaurados por sus dueños y quedaron plasmados como la huella de los primeros intelectuales y aristócratas que llegaron a vivir a esta zona.  

Un verdadero patrimonio en plena ciudad que, desde 2009, se quiso rescatar para todos los chilenos, cuando el Consejo de Monumentos Nacionales lo bautizó como “zona típica” de Santiago.

Pero la historia no es lo único que llama a venir hasta acá. Hoy, el barrio destaca por su oferta gastronómica y cultural. Cercano al Museo de Ciencias Naturales, al teatro Variedades, al Museo de la Memoria, la Biblioteca de Santiago y espacios culturales como NAVE y Gárgola, en este barrio siempre hay algo pasando. Ya sea en uno de sus múltiples hoteles y hostales, en sus pastelerías y peluquerías de barrio o en clásicos del sector, como el rico restaurante Peluquería Francesa o la tradicional Fuente Mardoqueo.

Así, estas calles son perfectas para venir con la cámara a tomar fotos, pasear por sus museos, meterse a alguno de sus cafecitos, ir de fiesta con los extranjeros del sector o disfrutar de la vida en comunidad que se da en esta tradicional zona de Santiago que pronto recibirá al futuro presidente y quién sabe qué nuevos vecinos.

Interesante, ¿no?

¿Qué esperas para conocerlo?